SUPERAR EL ESTRES VIVIENDO DESDE LA ACEPTACION

psicologos-en-el-escorial-6
EL CAMBIO ESTÁ DENTRO DE TI
enero 25, 2016
comunicacion-corazon-1
Taller – Comunicándonos desde el corazón
mayo 10, 2016
Mostrar todos

SUPERAR EL ESTRES VIVIENDO DESDE LA ACEPTACION

tipos-de-estres

SUPERAR EL ESTRES

El presente artículo nace de ver de qué manera el estrés está robando la vida a muchas personas que conozco, personas maravillosas, que empiezan a pensar que después de tanto esfuerzo y lucha por la vida, están experimentando que nada merece pena, un gran sufrimiento les inunda, debido al estrés que están experimentando.

Ya os digo mientras haya vida, dentro de nuestras posibilidades, algo es posible hacer.

Para hacer algo con lo que nos pasa, primero de todo entender como hemos llegado a que el estrés se instaure en nuestra vida, sus efectos en nuestro cuerpo, en nuestra salud, es entender cómo se forma y cómo surge.

 

COMO SE INICIA LA EXPERIENCIA DE ESTRES

Las personas desarrollamos una serie de estrategias y recursos para sobrevivir y hacer frente a todo tipo de situaciones, biológicamente estamos preparados para adaptarnos a las demandas del entorno; nuestro instinto de supervivencia nos lleva a ajustarnos a cada momento a lo que vivimos.

Nuestras sensaciones nos conectan con el exterior e interior y estamos alerta; por ejemplo:

Tengo frio, o ver si hay mucha gente, y que esto no nos incomode o que nos de miedo, o decirnos me quedan 30 min para llegar me daré prisa, quiero llegar a tiempo al examen; sino llego tarde…

Este mecanismo de alerta nos ayuda a sobrevivir, si tengo miedo no voy, si tengo frio busco arroparme, si necesito llegar a un lugar, correré y así todo.

La ausencia completa de estrés es la muerte.

 

TIPOS DE ESTRES

En un principio esta búsqueda de adaptación del organismo a su entorno tiene un sentido motivador, llamado buen estrés o eustrés, tan necesario para enfrentar la propia existencia.

tipos-de-estres

Cuando las exigencias superan la capacidad del organismo para hacer frente; como consecuencia de decisiones, creencias erróneas de cómo debo actuar y demás, en este caso vernos desbordados/as por las exigencias del entorno, el estrés o distréss empieza a provocar síntomas de ansiedad, palpitaciones, desosiego, insomnio, cansancio y un gran sufrimiento.

Por tanto para que el estrés se dispare es necesario:

  1. La percepción de amenaza; cuanto más alta, más posibilidades de que aparezca el estrés
  2. La percepción de eficacia: Es que la persona se vea capaz de hacer frente a las demandas del entorno de manera óptima. Cuanto menor sea más posibilidades de que se dispare el estrés.

 

CREENCIAS QUE SUSTENTAN EL ESTRES

Por lo que hemos visto que para que el estrés se instaure en nuestra vida, hace falta percibir una amenaza mayor que nuestros recursos; es decir que frente a la amenaza yo me veo poco eficaz.

Decimos por ejemplo:

  1. -“No puedo dejarlo en manos de otra persona lo que quiero que se haga; y si no sale así como yo quiero”
  2. -“Si, es cierto; me comprometo con los demás a hacer más de lo que yo sé que puedo hacer”.
  3. -“Si digo o hago eso que me dice, pueden despedirme y la cosa no está para perder un empleo, si, me lo trago y ya está”

 

La CREENCIA en estos ejemplos es que SER EFICAZ es hacer más de lo que realmente puedo, y en algunos momentos callar frente al otro cuando realmente necesitaría hablar y expresar lo que me esta pasando. Más no nos lo permitimos y vivimos nuestra vida con creencias erróneas y alejadas de nuestra humanidad que más que darnos poder nos incapacitan para vivir vidas saludables.

Porque creemos que haciendo esto nos verán fuertes, empáticos y una serie de otras creencias.

Lo cierto es que hemos aprendido que para triunfar en la vida, NECESITAMOS CONFORMARNOS A una imagen, vivir de acuerdo a una serie de atributos considerados “VALIOSOS”; por ejemplo que yo piense que para ser considerado/a EFICAZ tengo que tener los siguientes atributos, por ejemplo:

 

  1. Fuerte
  2. Trabajador/a
  3. Independientes
  4. Atractivo/a
  5. Empático/a
  6. Positivo/a

 

Y ¿qué pasa entonces cuando nos sentimos débiles o no queremos ni tenemos fuerzas para trabajar, o nos sentimos poco independientes, o que tengamos un día con poco atractivo y nada empático/a y emocionalmente negativo/a?

Pues vernos así no se corresponde al ideal de lo que quiero ser, entonces hay un conflicto y ¿Qué hago?, pues niego o racionalizo, lo que me está pasando y voy dando explicaciones o culpando. De esta manera “cuido” el ideal que tengo de mi y no se desmorone, DANDO OTRA IMAGEN, de lo que siento y pienso en ese momento. Hacer esto requiere gran energía, y supone un desgaste y mucha tensión.

 

QUÉ HACEMOS AL PERCIBIR AMENAZA

Por tanto sentirnos poco eficaces, o débiles o sin empatía no se corresponde a lo que creemos “COMO DEBERIAMOS SER”

Amenza del estrés

¿Qué hacemos? Con lo que estamos sintiendo, púes negamos, damos explicaciones, y así mandamos al sótano de nuestra alma, lo que sentimos, y desde allí, cuanto más reprimimos, más claman por salir; y salen en forma poco adaptativa; como rabia, tristeza, llanto, agresión hacia los demás, culpar al otro y muchas otras maneras.

Es decir que tomamos decisiones basadas en lo que creemos frente a lo que vivimos por temor a que nos vean impotentes, frágiles, débiles, incapaces; porque creemos que así damos “una buena imagen” y así preservamos la imagen que queremos dar.

Hemos creído que “estar bien” es NO SENTIR, NI TENER emociones desagradables ni mostrar que podemos ser débiles, no capaces a veces, ni dependientes, ni negativos y demás cosas que creemos sobre el mundo, nosotros/as y los demás.

Y así todas estas creencias van conformando hábitos, conductas, estilos de vida, maneras de actuar, una manera de funcionar en la vida.

Llega un momento en que vivir así va desgastando nuestro cuerpo físico, sentimos que estamos perdiendo ilusión y motivación por la vida y las cosas que en otro tiempo nos ilusionaba e impulsaba hoy ya nada.

Y qué pasa después; de pronto nos vemos avasallados/as, abrumados/as, sin saber qué nos pasa, ni de dónde vienen. Nos vemos invadidos por emociones de miedo, tristeza y un malestar y cansancio nos invade. El estrés va manifestándose en nuestro cuerpo.

Para podernos mantener, nos vamos desensibilizando a nuestras sensaciones que se despiertan a lo que pasa en nuestro entorno, y dejamos de ser conscientes a lo que sentimos; creemos que el dolor cuanto menos se sea consciente, mejor.

Cuando nos preguntan; ¿Que tal estas?; contestamos, yo bien, normal, aquí….Sonreímos… y por dentro un fuego que nos come por dentro.

 

VIVIENDO BAJO ESTRES

De esta manera el estrés se va instaurando en nuestra vida; lo que en un principio eran simples creencias de cómo deberíamos ser, que deberíamos mostrar y que no es aceptable mostrar, en el tiempo se van formando hábitos.

Un estrés mantenido en el tiempo puede ser la causa enfermedades psicosomáticas, como cefaleas, enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades musculo esqueléticas, ulceras y otras más.

 

¿QUE HACER PARA EVITAR EL ESTRES?

RECOMENDACIONES

Darnos cuenta y reconocer que estamos viviendo bajo estrés es lo más importante porque a partir de aquí podemos hacer algo.

Lo cierto es que en nuestra vida; tenemos momentos de disfrute, de compañerismo, de gratitud, momentos felices donde nos sentimos agradecidos, plenos, felices y vivimos también momentos amenazantes, difíciles, desagradables, dolorosos, estos momentos despertaron en nosotros/as emociones y sentimientos de diversos tipos; como miedo, tristeza, rabia, y otros.

Los dos extremos forman parte de la vida, negar uno nos lleva identificarnos solo con uno de los polos, y nos quita poder y capacidad para hacer algo.

Realmente vivir en equilibrio es reconocer las dos caras de la moneda, y reconocer en nosotros/as que a veces podemos reaccionar de manera negativa, que a veces no tenemos capacidad de resolver algún asunto y no somos ni estamos empáticos/as y que también tenemos momentos donde nos sentimos fuertes y podemos mostrar fortaleza, empatía o valentía.

Vivir así es vivir en equilibrio de lo que somos. Y esto trae paz y armonía con nosotros/as mismos/as.

Salir de un modo de vida basada en DEBERIAS a una manera de vivir desde la autenticidad; esto es un proceso y un camino que espera ser transitado por nosotros/as.

Hace falta darse cuenta de NO QUERER SEGUIR POR ALLI y reconocer lo que no queremos y lo que queremos hacer con nuestra vida.

En nosotros esta la decisión a tomar.

 

PSICOTERAPIA

aceptacion-estres 

Iniciar el proceso por medio de un acompañamiento psicoterapéutico donde:

Desarmar creencias, actitudes, hábitos que nos lleven a la aceptación de uno mismo que es la base para una vida plena y con sentido.

 

Recomiendo mi artículo CÓMO COMBATIR EL ESTRÉS 

Donde doy algunas pautas para que todo lo que hayan podido causar el estrés en tu vida; sea ellas mismas las puertas que te mostraran el nuevo camino a recorrer.

Es posible salir de un estilo de vida poco saludable y eficaz; la decisión está en tus manos; desde Psicólogos en el Escorial y Majadahonda; te brindaremos todas las posibilidades y el apoyo que necesites.

 

Elisa Carolina Garrido Carrión

 

Comments are closed.